La Fundación Interamericana del Corazón de México propuso al gobierno federal aplicar impuestos del 75 por ciento al tabaco y del 20 a refrescos, con el fin degenerar hasta 25 mil millones de pesos anuales para la reconstrucción tras los sismos de septiembre.

De acuerdo con un comunicado de prensa de la organización, dicho planteamiento se basa en la recomendación de la Organización Mundial del Salud (OMS) y, de hacerse efectivo en lo relacionado al tabaco, permitiría al país aumentar la recaudación fiscal en 10 mil millones de pesos, amén de reducir el consumo de tales productos en un 30 por ciento y proteger la salud de su población.

Respecto del impuesto al consumo de tabaco, la FIC recordó que el gravamen es una de las mejores alternativas para disminuir el consumo e incluso para evitar que los jóvenes empiecen a fumar. La OMS ha señalado que la contribución debería representar, por lo menos, 75 por ciento del precio de venta final de los productos del tabaco.

En cuanto a los refrescos, advierte que el impuesto actual es de 10 por ciento, pero si aumentara a 2 pesos por litro, que sería el equivalente al 20 por ciento recomendado, ingresarían alrededor de 16 mil millones de pesos adicionales, lo que correspondería, además, a las declaratorias de emergencias epidemiológicas por obesidad y diabetes decretadas por la Secretaría de Salud.

Las dos propuestas podrían discutirse en la Cámara de Diputados y el Senado de la República durante el ajuste del Paquete Económico 2018, y con su aprobación se obtendrían, al menos, 25 mil millones de pesos adicionales, sin considerar la reducción de costos por ingresos hospitalarios.

Investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública y de instituciones del extranjero han demostrado que estos productos aportan 70 por ciento del azúcar añadido que consumen los mexicanos. Este es uno de los principales factores que explican la elevada prevalencia de sobrepeso y obesidad en el país: 70 por ciento de los adultos y 30 por ciento de niños y adolescentes.

Dichos recursos se podrían destinar a la reconstrucción de viviendas, escuelas y hospitales de Oaxaca, Chiapas, Puebla, Estado de México, Morelos y la Ciudad de México.

Fuente: Vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s